3 Recetas Faciles Con Calabaza!

 

 

Bizcocho de calabaza

Es un bizcocho bastante compacto, ideal para tomar con un café a la hora de la merienda o del desayuno. Una receta muy fácil de hacer con niños porque apenas es mezclar y meter al horno.

Ingredientes

  • 300 gr de calabaza cruda cortada en dados
  • 2 manzanas Pink Lady
  • 1 yogur griego natural
  • 100 gr de azúcar
  • 3 huevos
  • 250 gr de harina
  • 1/2 sobre de levadura química (unos 8 gr)
  • 25 gr de avellanas tostadas + 25 gr de avellanas para decorar
  • 80 gr de azúcar glass+ 2 cucharaditas de agua ** opcional, es para el glaseado final **

 

Preparación

Como cualquier bizcocho, su preparación es muy muy sencilla:

  1. Pelár y troceár tanto las manzanas como la calabaza. A continuación triturarlas para que queden como puré (pero recordemos que estamos cocinando en crudo, no hace falta cocer).
  2. Incorporamos el azúcar, el yogur y los huevos. Batimos.
  3. Añadimos la harina y la levadura. Mezclamos de nuevo.
  4. Es el momento de añadir los 25 gramos de avellanas picadas.
  5. Volcamos en un molde engrasado.
  6. Horneamos 40 minutos a 180 º.

Si quieres hacer el glaseado, mezclamos 80 gramos de azúcar glass con unas 2 cucharaditas de agua. Decoramos los bordes del bizcocho con el resto de avellanas y pintamos con el glaseado que acabamos de hacer.

No lo he probado, pero creo que con una cobertura de queso quedaría aún mejor, tipo carrot cake. La próxima vez lo haré así.

 

 

Cheescake de calabaza

 

Ingredientes

Ingredientes para la base:

  • 250 g de galletas napolitanas sabor canela (puede usarse galletas tipo maría, sólo agregaríamos una cucharadita de canela en polvo)
  • 90 g de mantequilla derretida (aquí sí podemos usar el microondas!)

Ingredientes para el cheesecake:

  • 400 g de queso crema
  • 125 g de crema agria (o yogur griego natural, retirando el exceso de suero y agregando media cucharadita de zumo de limón)
  • 120 g de azúcar blanco
  • 1 cucharadita de canela en polvo
  • 1/2 cucharadita de jengibre en polvo
  • 1/2 cucharadita de clavo en polvo
  • 1/2 cucharadita de nuez moscada en polvo
  • 1 cucharada y 1/2 de harina
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • 2 huevos grandes
  • 200 g de puré de calabaza
  • Salsa de cajeta para decorar

 

Preparación

  1. Troceamos la calabaza y la cocemos. En el microondas se cuece súper rápido y sin manchar cacharros.
  2. Preparamos la base del cheesecake troceando las galletas con la mantequilla y forrando con esta mezcla tanto la base como los lados del molde que vayamos a usar. Reservamos en el frigorífico.
  3. En un bol grande, mezclamos el azúcar y las especias.
  4. Añadimos el queso crema y batimos hasta que esté integrado.
  5. Incorporamos el extracto de vainilla y los huevos uno a uno, mezclando cada vez que añadimos uno.
  6. Añadimos la crema agria o el yogur griego natural y batimos otra vez.
  7. Incorporamos la harina.
  8. Echamos el puré de calabaza, que ya estará templado o frío.
  9. Horneamos unos 35 minutos, hasta que los bordes estén ligeramente dorados y al tocar la superficie se note firme y que el centro aún se mueva ligeramente. Lo sacamos del horno y dejamos enfriar por completo en el molde, a temperatura ambiente.
  10. Una vez atemperado, lo metemos en la nevera, idealmente toda la noche.

Crema de calabaza 

Una crema riquísima ideal para calentarnos cuando los días empiezan a refrescar. Además sale mucha cantidad por lo que podéis congelar y tenér una cena solucionada para otro día.

Es una receta muy fácil para cocinar con los niños y con nuestra súper calabaza como elemento fundamental, ¡ay qué rica que está!

 

Ingredientes

  • 600 gr de calabaza sin piel cortada en cuadraditos
  • 3 zanahorias medianas
  • 2 puerros (sólo la parte blanca)
  • 50 ml de aceite de oliva virgen extra
  • sal al gusto
  • 600 ml de agua
  • 100 gr de nata líquida o leche evaporada  ** opcional **

 

Preparación

  1. Freímos durante cinco minutos las zanahorias, la cebolla y el puerro, troceados finamente.
  2. Incorporamos la calabaza cortada en dados y seguimos haciendo el sofrito durante unos 10 minutos más, a fuego medio.
  3. Cubrimos con agua toda la verdura y salpimentamos.
  4. Justo antes de retirarla del fuego, añadimos la nata o la leche evaporada. O unos quesitos. O si no queréis echarle nada, la dejáis tal cual, pero la verdad es que le da un toque muy bueno.
  5. Fuera del fuego, trituramos hasta conseguir una crema.